Entrevista a Andrés Ortega Cruz, Director de la escuela Sagrats Cors de Centelles, profesor y Creativo

andresortegacruz.wordpress.com

 Hay que entender que la educación artística no es “pinto y coloreo o dibujo libre”. La educación artística es la formación holística del individuo y durante toda su vida ha de ser un aprendizaje”

 ¿Qué lugar debe ocupar el arte en la educación? ¿Puede ser el arte una herramienta pedagógica al favorecer otra manera de aprehender el mundo y al ser el motor de la imaginación, de la creatividad y un estímulo para el espíritu crítico? Andrés Ortega Cruz es Licenciado y Doctorando por la Facultat de Belles Arts Sant Jordi de la Universitat de Barcelona, Profesor de arte por la Universitat Politècnica de Catalunya y Directivo de Centros escolares por la Universitat Ramon Llull. Como profesor de educación secundaria y acceso universitario, nos aporta un punto de vista muy complementario al haber compaginado desde siempre su actividad docente, directiva y creativa. Desarrolló su carrera artística en diferentes tipos de artes visuales como la escultura, la pintura, el diseño o la fotografía donde consiguió algunos premios. Su obra ha estado expuesta en espacios artísticos, como la Sala de arte IMCET (Casa Soler i Palet) de Terrassa, la Sala Espai Tirant lo Blanc de Barcelona, la Galeria d’art Topaz de Barcelona; en Jaca en la Exposición de la Nieve, en l’Espai expositiu de la Facultat de BBAA de Barcelona, en el Plató de TV3 en programas en directo.

¿Qué carencias observa en el sistema educativo actual?

Seguramente haría falta una estabilidad del sistema educativo, una ley que no cambie aunque se produzcan cambios políticos. Una estructura general pero flexible, que se pueda aplicar en función del entorno y el mundo en continuo cambio en el que vivimos.

Por otra parte, parece necesario que socialmente se valore la importancia de la enseñanza como fuente de conocimiento y de socialización del alumnado. Para ello es muy importante el soporte de las familias que deben conocer la transformación que han experimentado los centros en los últimos tiempos.

Otro aspecto importante sería la atención a la diversidad, escolarizar alumnos con diferentes capacidades, es un magnifico planteamiento. En los centros actuales existe una gran diversidad de alumnado, todos se merecen estar bien atendidos pero para eso hacen falta recursos humanos y económicos.

¿Cree que es necesario fomentar el espíritu emprendedor entre los jóvenes?

Si lo es, desde mi punto de vista, se hace necesario educar el espíritu emprendedor. No siempre podemos esperar que nos ofrezcan un puesto de trabajo, tenemos que ser proactivos y emprender proyectos.

En los centros escolares se pueden y deben fomentar esas actitudes como una filosofía de vida. Para ello se hace necesario que los contenidos puedan aplicarse a lo largo de toda la escolarización.

¿Qué metodología considera más adecuada para desarrollar estas competencias emprendedoras?

Pienso que podría ser útil, una metodología que introduzca contenidos conceptuales, pero sobretodo que se base en aspectos procedimentales y con una evaluación continuada. Así mismo sería importante que a lo largo del curso se pueda realizar algún proyecto real, que sirva al alumnado como experiencia, de manera que les motive y los incite a emprender a lo largo de sus vidas.

¿Piensa que la educación actual favorece un proceso de reflexión que permita entender el proceso global de la vida?

Desde mi punto de vista, es el momento de cambiar metodologías. Seguramente no somos lo suficientemente conscientes de que vivimos en un mundo muy diferente del que nosotros vivimos cuando éramos estudiantes. Sin embargo, desde entonces, hemos cambiado muy poco las metodologías. Es cierto que en los últimos años en las aulas ha aumentado la utilización de recursos tecnológicos pero en cambio las metodologías no han variado, al menos, no con la fuerza revolucionaria que se necesitaría. Tal como dice Sir Ken Robinson (educador y experto en asuntos relacionados con la creatividad), hay que hacer un cambio metodológico radical en el mundo educativo.

¿Cómo concilia su trabajo de director en la escuela Sagrats Cors con su pasión por la creación y el arte?

¡Bien! Mis primeros recuerdos de la infancia son los de un niño que tenia la necesidad permanente de crear, tanto en la vertiente artística, técnica como en la de emprender lo que podríamos llamar “pequeños negocios”. En un momento dado de mi vida sentí la necesidad de hacer llegar a los jóvenes la pasión que yo experimentaba. Pensaba que era algo importante y que lo debía compartir. Es por eso que decidí dedicarme a la creación y a la docencia. Cuando se me ofreció la posibilidad de desarrollar el cargo de director del centro lo viví como una gran responsabilidad pero también como la oportunidad de poder ayudar a un grupo humano más amplio. Me considero afortunado de poder o al menos de intentar ayudar al desarrollo de la comunidad educativa. Poder compaginarlo necesita de un aumento de horas de trabajo diario y desde luego de la comprensión y el soporte de todas las personas que me rodean, sobretodo de mi familia.

Según usted, ¿qué papel habría de desempeñar el arte en la educación?

El arte tendría que ser un eje troncal de las enseñanzas, en las etapas obligatorias y no obligatorias. Si revisamos la historia, vemos que en el aprendizaje y la evolución del ser humano intervino de forma decisiva la creación plástica y por eso somos como somos (lo afirman acreditados genetistas como el Dr. Spencer Wells…) cuando dice que hace unos cuantos miles de años el Homo Sapiens dio un salto evolutivo hacia lo que somos hoy día y fue entre otras cosas gracias al ARTE. Es por ese motivo que la educación artística ha de favorecer el desarrollo holístico del ser humano. También a nivel sensológico, como bien defiende el Doctor en BB AA. Bayod Serafini.

Por ese motivo, hay que entender que la educación artística no es “pinto y coloreo o dibujo libre”. La educación artística es la formación holística del individuo y durante toda su vida ha de ser un aprendizaje. Es tan importante, que los criterios artísticos los utilizamos constantemente en nuestro día a día. Cuando elegimos el color de la ropa que nos pondremos, sintiendo emocionalmente cual es el mejor momento para llevar a cabo una gestión o cuando empatizamos con el otro. Igualmente vemos que en la actualidad, el arte, tiene un papel preponderante en nuestra sociedad, hay un predominio impresionante del audiovisual. Se utiliza por el poder comunicativo, educador, fuerte formador de ideas y voluntades.

¿Qué opina de la afirmación de Kandinsky en “De lo espiritual en el Arte”: “el arte en su conjunto no es una vana creación de objetos que se pierden en el vació, sino una potencia que tiene un objetivo y que debe servir a la evolución del alma”?

Bien, Kandinsky con esta frase, creo que refuerza la idea de que el arte no es un hecho anecdótico y sin importancia como se nos quiere hacer creer desde diferentes estamentos sociales y también desde el sistema educativo. El arte por el contrario, favorece directamente el crecimiento emocional y el desarrollo del hemisferio derecho. La educación artística educa los aspectos sensitivos y emocionales del individuo y con ello ayuda a potenciar y mejorar la especie.

El concepto de lo Bello es independiente de la noción de Bien y de Verdad. ¿Piensa que el arte debería ser regido por reglas morales?

Las obras de arte han evolucionado a lo largo de la historia y siempre han intentado impactar al espectador. En algunos períodos por la perfección de las formas y la belleza y sobretodo, ya desde principios del siglo pasado iniciando el camino desde lo objetual a lo conceptual. El arte en esencia ha de avanzarse a su tiempo, ha de ser transgresor, eso no quiere decir que todo vale en el arte. Pero si quiere decir que el arte ha de ser motor de la humanidad y ha de ayudarla en su evolución y progreso. Es por ese motivo que el arte, por suerte, también modifica las reglas morales. De no ser así aun podríamos estar padeciendo moralidades que hoy día vemos como obsoletas.

Crisis de la cultura, crisis de la educación… ¿Cómo podríamos volver a formar a los alumnos en el concepto de discernimiento?

Debemos trabajar y tener confianza. Somos los adultos quienes tenemos esa responsabilidad, los jóvenes son el reflejo de nuestra educación.

Al contrario de lo que se pueda pensar, creo que tenemos a los jóvenes mejor preparados de la historia. Podemos conseguir que también valoren la educación y la cultura si los adultos la valoramos, pero para ello tenemos que entender que los contenidos culturales y la forma de transmitirlos han de adaptarse al siglo XXI.

¿Cómo contempla la evolución de la situación general?

Mi visión en general siempre es optimista, tengo confianza en el futuro, aunque sí creo que será necesario trabajar intensamente, tendremos que implicarnos todos. Vivimos tiempos de crisis y los momentos de crisis acostumbran a provocar cambios. Aprovechemos para que el cambio sea profundo. Si miramos la evolución humana vemos un gran desarrollo tecnológico pero no pasa lo mismo a nivel emocional. Para que se produzca una transformación profunda es necesario cambiar también a nivel sensitivo y emocional. La creatividad y el arte pueden y deben tener un papel importante en esa transformación.

Un pensamiento a contra corriente…

¡Más bien dos!

¿Para qué grandes museos, “tumbas de arte” que sólo pueden apreciar algunos eruditos?

¿No será que hay que educar en el valor que realmente tiene el arte?

Entrevista realitzada per Audrey Damas

12/02/2013|