Entrevista a Dídac Lee, emprendedor en serie (y en paralelo)

fotoent06

“Los educadores deberían inculcar a los jóvenes la idea de que pueden conseguir lo que se propongan y darles herramientas para ello, especialmente, trabajando sus actitudes más que sus aptitudes.”

Emprendedor en serie (y en paralelo), Dídac Lee ha conseguido combinar su pasión y su profesión al dedicarse a crear empresas. Se lanzó a la aventura emprendedora con apenas 21 años y desde entonces el número de empresas que ha creado ha sido exponencial y fulgurante. Es consejero delegado de Inspirit, un grupo de empresas compuesto por una incubadora de nuevos negocios tecnológicos (Inspirit Labs), empresas de consutoría & ingeniería (Phios e Intarg), empresas de tecnología (Spamina, Matrix, Zyncro, Hotelerum, PickBe, Addfleet, Etailers) y fundador de Scubastore.com empresa que dio origen a Tradeinn.com, el líder europeo de ecommerce en deportes de aventura. Es además el directivo del área Tecnológica (Nuevas Tecnologías) del Fútbol Club Barcelona. Su actuación se rige por el proceso mágico que consiste en convertir una idea en realidad y agrupar a muchas personas en torno a un concepto. Relegar el concepto de lo imposible a los rincones polvorientos, éste es su leitmotiv.

¿Qué más destaca de los valores familiares que le han transmitido sus padres y de los valores socio-culturales catalanes?

Creo que de mis padres, he heredado la cultura del esfuerzo y del error: me han enseñado a no avergonzarme si algo no funciona y corregirlo. Ambos elementos son fundamentales para un emprendedor. Considero que los valores de la cultura catalana y china son muy parecidos en lo que atañe al trabajo. Tanto los chinos como los catalanes, somos personas con un perfil bajo, tenaces y perseverantes en nuestros cometidos.

¿Cuál ha sido su primer contacto con el espíritu emprendedor?

He aprendido a ser emprendedor a través del deporte. Cuando era pequeño, era más bien patoso pero el deporte me aportó mucho. Jugaba al tenis de mesa como hobby, luego en un club como federado y llegué a ser subcampeón de España en dobles. Esto me ha enseñado la auto-superación, la disciplina y la estrategia. Esta formación a través del deporte me ha permitido adquirir una fortaleza mental imprescindible para seguir adelante. ¡También de muy joven aprendí mucho lavando platos en el restaurante de mis padres!

¿Qué lugar ocupa la espiritualidad en su vida?

Creo que la cultura oriental es muy reflexiva y bastante espiritual. De pequeño estudié en un colegio religioso y esto me ha influenciado. Pero lo que aprendí también es que a veces, aparte de ejecutar, cabe reflexionar sobre la ejecución. Necesito detenerme unos momentos y refugiarme en el silencio para pensar, sentir, ser consciente de todo lo que hay dentro de mí e intentar alcanzar la comprensión del ahora, sin caer en la parálisis del análisis. La vida espiritual no es sólo la vida religiosa. Al final, la religión es una herramienta más que una forma de hacer espiritualidad.

¿En qué cree?

En mi equipo, en el trabajo y en mi intuición. No sé cómo será el futuro pero tengo fe en el trabajo y en una “buena gente buena”, es decir personas buenas y a la vez bien preparadas. Me es fácil detectarlas ahora. Después de cierto tiempo, uno es capaz de determinar cuándo hay feeling y sintonías intelectuales con alguien. Siempre sigo mis intuiciones.

¿Qué relación tiene con sus raíces y China?

Menos de lo que me gustaría, pero recientemente hemos abierto nuestra empresa en Shanghai (Zyncro China) y con el Barça estamos aumentando nuestra presencia en mi país de origen.

Apuesta por las nuevas tecnologías y la innovación. ¿Cuáles son las claves para convertirlas en el motor de la economía en España?

Por supuesto que son una parte del motor y con mucho futuro, pero creo que no es realista pensar que tienen que ser “el motor” de la economía española. Cuando ves empresas que despiden a miles de personas, se me hace difícil pensar cómo recolocarlas en empresas de nuestro sector innovador. Hay que ser realista, y si bien hay que potenciar la emprendeduría innovadora y tecnológica, se ha de evitar entrar en el discurso “naïf” de que los emprendedores innovadores son la única solución para salir de la crisis.

¿Cuáles son los puntos fuertes y débiles de los emprendedores catalanes?

No creo que sea bueno generalizar, porque en Catalunya, como en todos los sitios, hay de todo. Según mi punto de vista, creo que los emprendedores catalanes se caracterizan por su perseverancia, su capacidad a no frenarse ante el primer obstáculo y su motivación. Quizá destacaría una cierta falta de ambición como punto débil, en pocas ocasiones veo colegas emprendedores catalanes con el convencimiento de crear una gran empresa líder global, cuando están suficientemente capacitados para ello.

¿Cómo se puede agilizar este proceso de internacionalización de las empresas?

En mi opinión es algo que depende de la voluntad de la propiedad y los directivos de las empresas. También hay que tener en cuenta que la internacionalización no es la panacea, depende muchísimo del tipo de negocio que hablemos. En mi caso, fabricando productos tecnológicos, o competimos fuera o los de fuera vienen aquí y te machacan, pero en el caso de mi padre tiene un fantástico restaurante chino en Figueras, hace muy bien su trabajo, está cerca de sus clientes y llevan con esta fórmula de éxito desde hace 40 años, y no le pidas ni que salga de su provincia.

Desde su puesto en el FC Barça, ha aportado un enfoque “tecnologizador” a una pasión suya, ¿cuál es su próximo objetivo?

Creo que la mejor manera de llegar al público joven es a través de la tecnología. Veo que hay un gran recorrido con la Fundació del FCB en esta materia, podemos llegar a muchos niños de todo el mundo con nuestro mensaje basado en la educación basada en valores utilizando las nuevas tecnologías, y que permitan un aprendizaje más personalizado. Este podría ser el siguiente gran reto.

¿Qué carencias observa en la educación?

Hace mucho que dejé la escuela. En mi opinión, los educadores deberían inculcar a los jóvenes la idea de que pueden conseguir lo que se propongan y darles herramientas para ello, especialmente, trabajando sus actitudes más que sus aptitudes. Actitud frente al fracaso, frente a las excusas, frente al abandono…

Al ser unos de los directivos del FC Barça, ¿No le parece un poco contradictorio el hecho de querer transmitir el valor del esfuerzo cuando se mueven cantidades astronómicas de dinero?

Creo que es totalmente justo que un profesional que genere mucho dinero, cobre mucho dinero. Y el esfuerzo y talento que hay detrás de cada jugador profesional de futbol es inmenso y no se puede trivializar. Al final sólo se ven 90 minutos de partido pero para jugarlos son muchos años de entreno.

¿Cuál sería su definición del éxito?

Para mí, el éxito no está relacionado con la facturación o con el número de empleados. Está vinculado con la realización personal, con el hecho de poder hacer algo que te encanta de forma sostenible. Se trata de estar animado, ilusionado, de trabajar en un entorno agradable con un buen equipo. Y que ir a trabajar sea algo divertido y muy interesante, estar rodeado de personas que te motivan, que te inspiran, que te ayudan a crecer.

¿Cómo se puede seguir siendo emprendedor en España en el contexto actual?

Creo que el hecho que haya una crisis es una circunstancia pero nunca tiene que ser un impedimento para emprender. Es cierto que hay recortes y menos ayudas, pero también es cierto que antes tampoco habían muchas ayudas, con lo cual a los emprendedores, esto no nos debería afectar mucho. Pero si hubiera sido político, hubiera presentado una política de consumo y tomado medidas para generar y no para recortar nuestra muy maltrecha economía.

¿Cómo se percibe este cambio en el ámbito tecnológico?

Creo que nuestro sector es una especie de oasis en la economía. Es como un tipo de realidad paralela. Nosotros vivimos otra realidad afortunadamente y nuestro sector crece. Pero me gustaría recordar que también vivimos una situación inversa época del auge del tocho, en la que parecía que si no invertías en inmuebles eras tonto.

¿Los emprendedores no deberían tomar más protagonismo a nivel político para difundir otro mensaje?

No te sabría decir. Pero por la parte que me toca, en materia empresarial, no nos irían mal tener políticos que hayan creando al menos una empresa en su vida o que hayan tenido una cierta experiencia profesional, y me imagino que esto es aplicable a todos.

¿Le gustaría ser político?

Hmmm … por un lado me gustaría contribuir a la sociedad mejorando las leyes y normativas para emprendedores, pero por otra parte, veo que si te presentas con un partido, automáticamente tienes en contra tuya al menos a medio país sin antes haberte escuchado. Idealmente, me gustaría ayudar pero con un papel secundario, aportando y sin pertenecer a ningún partido, dado que lo que hay que cambiar en materia de creación de empresa no es político sino técnico y es válido para cualquier color político que tenga el gobierno.

¿Un pensamiento a contracorriente?

“No hay que confundir lo socialmente aceptado con lo correcto” by Didac

Entrevista realitzada per Audrey Damas

20/12/2012|